miércoles, 28 de mayo de 2014

La ardillita hacendosa. Para Manolina.

Esta entrada está dedicada a mi estimada Manolina que se acuerda con cariño de este cuento de Ferrándiz.
Espero que lo disfrute y le haga revivir gratos momentos.
Ah! y si no conocéis todavía su magnifico blog Nancy en particular pasad a visitarlo sin falta y seguro que os hacéis seguidor@s.
Y aquí tienes tu cuento Manolina.





















Recibe un cariñoso abrazo, Manolina.

12 comentarios:

  1. Muchísimas gracias: me ha encantado recordar el cuento. la verdad es que no recordaba lo mala que era la coneja, solo me quedé con la copla de que era un desastre como ama de casa, pero veo que era todo un "bicho", jajajaja!!!
    Hoy sería considerado un poquito "políticamente incorrecto", pero hay que leerlo teniendo en cuenta la época. También es verdad que su lectura no me produjo ningún "trauma" insuperable y la "lección" que inconscientemente extraje de él fue la de la importancia de tener las cosas ordenadas sin tener en cuenta estereotipos sexuales, feministas, machistas, etc.
    Me ha gustado mucho volverlo a leer completo y eso te lo debo a ti, muchas gracias. Besos guapetona!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Manolina!
      Me alegra que te haya gustado volver a leer este cuento.
      Y si, es más que un poquito politicamente incorrecto jajajajj pero como apuntas hay que verlo desde la perspectiva de los años en que se publicó.
      Por fortuna ahora sería imposible -o eso creo- sacar a la luz una historieta donde el señor ardilla lee el periodico tranquilamente mientras su santa esposa se dedica a servirlo como a un rajá, y a tener la casa del árbol como los chorros del oro jajajaajj
      Lo del señor conejo también tiene lo suyo, que la señora coneja será una calamidad completa y una egoista a partes iguales, pero, que su marido monte en cólera porque no encuentra el dichoso plumero, o no tenga la casa en perfecto orden de revista me parece que no es de recibo ni de lejos.
      En fin, en los sesenta las cosas eran así, y estos cuentos son un poco el reflejo de una realidad que se vivía día a día.
      A pesar de haber leído muchas cosas de este jaez me sucede como a ti, y gracias a los dioses tampoco me ha calado el "mensaje" de que la misión del género femenino en el mundo es fregotear, guisar y tener bien servidos a maridos y similares.
      Supongo que lo que más atrayente de estos cuentos eran las preciosas ilustraciones y los accesorios "de verdad" que llevaba cada uno (en este caso el plumero que porta la ardilla) y no las presuntas "lecciones morales" de la historia de turno.
      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Muchas gracias por publicar este gracioso librito que fue el primer libro que leí en los años 50.

      Eliminar
    3. Hola, Ernesto!
      Bienvenido a este rincón.
      Me alegra que haya gustado volver a leer este cuentecito y que puedas guardarlo aunque solo sea en imagenes.
      Yo también recuerdo con gran cariño estos bonitos cuentos, tan preciosamente ilustrados y escritos por el gran Ferrandíz.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  2. Menuda joya tienes, ese cuento conservalo muy bien que es toda una antigüedad ;) Es todo un detallazo con tu amiga :)
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Queca!
      Gracias por pasar a leer, preciosa.
      En realidad este cuento no es antiguo, es un ejemplar facsímil de la colección de cuentos de Ferrándiz que Planeta Agostini publicó hará unos cinco años más o menos y que completé semana a semana. Aún así los cuido mucho, ya que me traen recuerdos de cuando era niña y me compraban estos cuentos como premio, o cuando estaba malita.
      Un beso!

      Eliminar
  3. Hola. este cuento tambièn me trae muy buenos recuerdos. Crecí con esas ilustraciones. La pena es que no lo conservo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marta!
      Ferrándiz era un gran ilustrador, y somos muchas y muchos los que recordamos con cariño sus cuentos y sus preciosas tarjetas navideñas.
      Me alegra que hayas disfrutado del cuento, y ya que no lo conservas puedas al menos tenerlo de esta forma.
      Un beso, y gracias por pasar.

      Eliminar
  4. Hola!
    Tienes un premio en mi blog. Espero que te guste.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Queca, ya me pasé por tu blog a darte las gracias por pensar en mi. En cuanto pueda hago una entrada. Ay, es que voy de cabeza!!
      Besitos gordos!

      Eliminar
  5. Hola Tabhita
    Qué bonito es este cuento, yo solo tengo dos de esa colección de Ferrándiz, La ratita presumida y Maripili y su biscuter y la verdad es que son preciosos.

    Pásate por mi blog, tienes un premio.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maripi, muchísimas gracias por el premio, hermosa!
      Ahora me paso a buscarlo y en cuanto tenga un momento de tranquilidad hago una entrada, que ya se me acumulan.
      Y si, estos cuentos son preciosos. Yo también tengo esos que dices: el de la ratita es original de mi infancia y está el pobre hecho unos zorros. El de Maripili y su biscuter es un facsímil como este.
      Un abrazo grande, y de nuevo muchas gracias!

      Eliminar